Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

ACTUALIDAD CINEMATOGRAFICA (LUIS ESPINAL)

Diario Presencia (La Paz domingo 24 de diciembre de 1978)

2001 ODISEA DEL ESPACIO

2001 Reestrenada en La Paz en diciembre de 1978

Una nueva visión de 2001 ODISEA DEL ESPACIO, a los 10 años de su primer estreno, mantiene todavia su fuerza, si bien aparecen mejor los defectos de este importante film de Stanley Kubrick. Mi comentario va a ser mucho más crítico que el que hice hace nueve años atrás.

La película se divide en tres etapas, claramente separadas por títulos. Estas etapas vienes a corresponder: 1) al pasado: comienzo de la historia humana, cuando un primate inventa el primer instrumento (por desgracia, agresivo) ; 2) el presente: con la conquista de la luna, y una etapa de técnica compleja; 3) el futuro: con la llegada del astronauta al límite del sistema solar; y al comienzo de la era cósmica: año 2001, año primero de una nueva edad.

Cada una de estas partes tiene su própio estilo cinematográfico adecuado al tema: 1) documental etnográfico, sin mas diálogos que los gruñidos de los primates; 2) film de ciencia ficción, con diálogos humanos y su abstracción en el lenguaje de HAL 9000; 3) cinta simbólica y abstracta, ya sin palabras.

En cada una de estas etapas la presencia del monolito es determinante para el paso evolutivo del hombre: 1) la separación de la irracionalidad y la hominización; 2) la superación del maquinismo y la liberación del geocentrismo; 3) la superación de la simple humanidad, para convertirse en el hombre sideral.

2001 ODISEA DEL ESPACIO plantea claramente un sentido evolucionista; pero lo que llama la atención es que esta evolución del hombre se da "desde afuera" de el mismo. Se presenta un paternalismo constante (¿por parte de seres extraterrestres, de Dios...?) que va impulsando al hombre en su historia. El monolitoe objeto que emite fuertes radiaciones es simplemente un estímulo (que incita al hombre a avanzar, como lo hace todo enigma y misterio), pero tambien un control cósmico y una señal de alarma para chequear los pasos evolutivos que va dando el hombre, y hasta donde llegan sus fronteras. (su mundo circundante). Este es el punto más discutible de la filosofía de Kubrick; el hombre no parece dueño de su propia historia, ni de su propia evolución; no es un ser autónomo sino que claramente depende, hasta llegar a un cierto "ocasionalismo". Este es un tema desmovilizador: No hay que cambiar el mundo ni la historia, sino esperar qu nos lo cambien desde afuera, que lo haga algun "marciano". Esta idea, aparentemente religiosa, resulta ser simplemente política. Esta visión pesimista de la humanidad y de la cultura niega la evolución interior, y se apoya en un intervencionismo constante, desde afuera. Debajo de este evangelio laico no hay nada mas que la filosofía de la dependencia.

El desenlace de esta película es simbólico: el hombre caduco (hijo de la cultura neoclásica) se convierte en un hombre nuevo, se reencarna en un feto sideral y se vuelve un hijo de las estrellas. Por esto la bolsa amneotica del nuevo ser se compara con un astro.

2001, a pesar de su gran calidad técnica, no es un film perfecto; tiene momento excesivamente alargados, como en ciertas escenas de vanalidad en la Luna, o el mismo viaje fnatástico (por mas colorido que sea). Tambien el maquillaje de Keir Dullea, al ir envejeciendo es deplorable.

El film tiene un ritmo y un dinamismo creciente (pero uniforme) hasta llegar al remanso final, excesivamente esotérico. La narración se basa en el movimiento, sobre todo en los movimientos de cámara solemnes o vertiginosos para darnos el movimiento de los planetas o de las astronaves: esta danza cósmica queda muy bien comentada por las notas musicales de "El Danubio Azul".

2001 es un culto constante a la inteligencia, por esto hay una búsqueda de la mirada, sea la de los primero homínidos, o de la pupila rojiza de la computadora HAL 9000, o de los enormes ojos del nuevo feto.

La canción "Daisy" de HAL moribundo es un paralelo irónico y trágico de la cancioncita que acompaña el bombardeo atómico, al final de DR. EXTRAÑO AMOR.

Este film esotérico cae finalmente, en los presupuestos de Erich Von Daniken, y en el espiritualismo decadente del mundo de la droga y de las reencarnaciones orientales.

2001 Space Odissey (Trailer):

Más de cine boliviano

Trailers de Cine Boliviano