El cine en 1990

Lo mejor de 1990
Lo mejor de 1990

El cine en 1990, hubo películas buenas, pero, muy pocas claramente geniales

CINE (MAURICIO SOUZA C.)

Diario La Razón (La Paz lunes 31 de diciembre de 1990)

La nación clandestina, lo mejor del cine en 1990
La nación clandestina, lo mejor del cine en 1990
  • Los mejores estrenos comerciales del a√Īo
  • ¬ŅPor que “La naci√≥n clandestina” fue la mejor?
  • El trabajo de la Cinemateca Boliviana
  • La triste suerte de la “Ley del Cine”
  • La producci√≥n de videos nacionales en 1990

Existen, sin duda, varios motivos para amargarse con lo que pas√≥ con el cine en Bolivia durante 1990. Cada vez hay menos p√ļblico, cada vez es m√°s clara nuestra imposibilidad de acercarnos a una cartelera diversa y rica. Adem√°s, este fue un a√Īo de bulla y media para que los diputados aprueben la Ley del cine sin √©xito.

Pero tambi√©n tenemos variados motivos para la alegr√≠a: el estreno de “La naci√≥n clandestina” de Jorge Sanjin√©s, por ejemplo, que fue todo un √©xito de cr√≠tica y p√ļblico.
La Cinemateca fue, como ya se está volviendo una costumbre, una razón para alegrarse, con sus ciclos y retrospectivas de buen cine.

En otras palabras: la variedad de temas es grande a la hora de hacer un resumen anual: estrenos comerciales, ciclos en la Cinemateca y la Casa de la Cultura, luchas por la Ley del Cine, videos, etc., etc. Trataremos de tocar puntualmente cada uno de los territorios.

Los mejores estrenos comerciales de cine en 1990

Ya publicamos en la Teleguía de La Razón una apretada lista de las mejores 15 películas estrenadas comercialmente durante 1990. De acuerdo a nuestra opinión, claro. Aquí trataremos de ampliar un poco aquella lista.
(Entendemos por “estreno comercial” toda aquella exhibici√≥n de pel√≠cula que no haya pasado por salas institucionales, como las de Cinemateca, el Goethe Institut y la Casa de la Cultura).
Puede que muchas cintas falten por aqu√≠, en esta antolog√≠a. Un amigo, para citar un caso, nos llam√≥ la atenci√≥n sobre nuestra seria inclinaci√≥n hacia los filmes de “acci√≥n”, tipo “Dick Tracy“, “Prohibida obsesi√≥n”¬∑ y “Duro de matar II”. Este reproche, que aceptamos, sonaba quiz√°s como un cuestionamiento ideol√≥gico. No creemos que sea as√≠: a veces debemos destacar aquellos filmes que si bien alientan valores y simplismos tem√°ticos que detestamos (violencia, maniqueismo, espectacularidad narcisista, etc.) sobresalen respecto a sus hermanos de sangre por aspectos m√°s bien narrativo-figurativos. Me explico: las pel√≠culas de “acci√≥n” mencionadas, inclusive el filme peruano “La boca del lobo“, alcanzan a destacarse por su ritmo, su manejo del suspenso, por su redonda puesta en escena (el caso “Dick Tracy”). Y esto es cine.

Cinema Paradiso y Dick Tracy, lo mejor del cine en 1990
Cinema Paradiso y Dick Tracy, lo mejor del cine en 1990

Si habl√°ramos de las cintas que faltan, caer√≠amos en el reino de los “tal vez”. Tal vez. “El maestro de m√ļsica”, tal vez “Cuando llegaron las ballenas”, tal vez “La tensi√≥n” o incluso tal vez alguna de las cintas que tenemos en cartelera todav√≠a: “Un grito en la oscuridad”. Es m√°s: la lista podr√≠a extenderse con “Pecados de Guerra”, “El club de los poetas muertos” y “Nacido el 4 de Julio”. Al margen de necesarios disentimientos, lo cierto es que este a√Īo no tuvimos abundantes muestras de maestria, aunque s√≠ de calidad. Es decir: hubo pel√≠culas buenas, pero muy pocas claramente geniales.
Veamos nuestra lista:
1) La naci√≥n clandestina de Jorge Sanjin√©s. (Bolivia). Bien recibida por el p√ļblico y la cr√≠tica, adem√°s de ser una peque√Īa obra maestra, esta cinta nos devuelve a nuestro cine, luego de 5 a√Īos de silencio. Fue adem√°s la pel√≠cula m√°s taquillera del a√Īo, con un poco m√°s de 60.000 espectadores en La Paz. (Lejos de otras como “Robo Cop II”, por ejemplo, que convoc√≥ a 38.226 espectadores, o de “Condena brutal” que tuvo un p√ļblico de 35.230 personas).
2) Cinema Paradiso de Giuseppe Tornatore. (Italia).
3) Relaciones peligrosas de Stephen Frears. (USA).
4) La boca del lobo de Francisco Lombardi. (Peru).
5) Mucho m√°s que un crimen de Costa Gavras. (USA).
6) La diabla de Susan Seildelman. (USA).
7) Crímenes y pecados de Woody Allen. (USA).
8) Paraiso de amor (Castway) de Nicholas Roeg. (inglaterra).
9) Duro de matar II de Renny Harlin. (USA).
10) Gregorio – Grupo Chasqui. (Peru).
11) Prohibida obsesión de Harold Becker. (USA).
12) Reunión de Jerry Schatzberg. (USA).
13) Conduciendo a Ia Sra. Daisy de Bruce Beresford. (USA).
14) Dick Tracy de Warren Beatty. (USA).
15) Te amare hasta matarte de Lawrence Kasdan. (USA).

“LA NACI√ďN CLANDESTINA”
DE JORGE SANJIN√ČS: ¬ŅPOR QUE LA MEJOR?

Cuando cerramos nuestro resumen de 1989, escribimos que, al menos ten√≠amos una raz√≥n para el optimismo: el premio obtenido por “La naci√≥n clandestina” en el Festival de San Sebasti√°n, uno de los encuentros cinematogr√°ficos m√°s importantes del mundo. Sanjin√©s gan√≥ la Concha de Oro, en un premio dividido con Andrei Konchalovsky, director de cintas tan acabadas como “Escape en tren”.
Fue en mayo de este a√Īo, sin embargo, que reci√©n pudimos verla, la ya por entonces muy esperada pel√≠cula del director boliviano. En un estreno que coincid√≠a con el d√©cimo aniversario del asesinato de Luis Espinal, la Cinemateca fue el escenario de una premier concurrida y feliz. Recuerdo por ejemplo los diez: minutos de aplausos -por lo menos- con que el p√ļblico salud√≥ a Sanjines, luego de ver la cinta.
Nuestra inclusi√≥n de esta cinta como la mejor del a√Īo no obedece a un chauvinismo f√°cil. No es solo por boliviana que la ubicamos en la cabeza de la selecci√≥n: es sobre todo una cuesti√≥n de cine. Salvo peque√Īas salvedades -casi descuidos por aqu√≠ y por all√°- el filme de Sanjin√©s es una obra maestra. Quien lo dude. De paso, es cine boliviano, aquel que ya nos est√°bamos acostumbrando a dar por desaparecido (estuvimos cinco a√Īos sin una sola pel√≠cula boliviana).
Fue una pel√≠cula que nos toc√≥. Y nos toc√≥ con buen cine. En suma, hab√≠a de por medio -as√≠ lo demostr√≥ el p√ļblico pace√Īo, que en n√ļmero de 60.000 personas fue a verla- que se jugaba con esta pel√≠cula una cuesti√≥n de placer (buen cine) y de conocimiento.

LA CINEMATECA BOLIVIANA

Esa lista de los mejores estrenos del 90 no sería la misma si incluyéramos los buenos estrenos que la Cinemateca nos ofreció.
En su programaci√≥n, como de costumbre, hubo de todo: cine de otras latitudes (cubano, mexicano, franc√©s, etc.), retrospectivas; en torno a autores (Andre Delvaux, Rainer Fassbinder, Win Wenders, por ejemplo) o aquellos √ļtiles y concurridos repasos en torno a los buenos y a veces fugaces estrenos de la cartelera comercial. Se pueden recordar algunas pel√≠culas:
“Frida, naturaleza viva” de Paul Leduc, “Plaff’ de Juan Carlos Tab√≠o, “El √ļltimo subte” de Francois Truffaut, “El fantasma de la libertad” de Luis Bu√Īuel y “Alicia en las ciudades” de Win Wenders. Es decir; varios t√≠tulos memorables. 

Tambi√©n este a√Īo descubrimos que la Cinemateca tiene que irse con su cine a otra parte. Aunque el plazo es indefinido, el directorio de la Cinemateca firm√≥ un acuerdo con el Colegio San Calixto, due√Īo del lugar donde funciona, para salir de all√≠ lo antes posible. Se comenzaron gestiones, se consult√≥ y pidi√≥ ayuda, pero no hay nada -basta el momento- claro. No es ninguna posibilidad alejada de lo real que la Cinemateca -en caso de no encontrar d√≥nde trasladarse- se quede en la calle.

A fin de a√Īo, Pedro Susz recibi√≥ el Premio Nacional de Cultura. Un premio a su trabajo como cr√≠tico e investigador. Pero sobre todo: un premio al trabajo que hizo posible darle 14 a√Īos de continuidad a la Cinemateca, un proyecto cultural que ha logrado sobrevivir a las condiciones de un medio adverso.

EL CINE EN LA CASA DE LA CULTURA

El Departamento de Espect√°culos del municipio pace√Īo este a√Īo dedic√≥ interesantes esfuerzos al cine.
Mult√≥ a unos cuantos, tom√≥ la decisi√≥n de emprender una inspecci√≥n de los cines pace√Īos (fechada para abril del 91), y -sobre todo- logr√≥ constituir una constante programaci√≥n de pel√≠culas: sus habituales lunes de cine y algunas retrospectivas, dedicadas a Blake Edwards, Alan Parker y Cantinflas. Luego subi√≥ su cuota con los “Viernes de cine”.
Seg√ļn el mismo Departamento de Espect√°culos, durante 1990 fueron proyectadas en el Sal√≥n Modesta Sanjines 52 pel√≠culas, con un p√ļblico de 17.595 personas.
En cuanto a calificaci√≥n de pel√≠culas, los encargados del Dpto. de Espect√°culos vieron 261 pel√≠culas; de las cuales solo fueron rechazadas seis (por “da√Īinas a la moral y las buenas costumbres”).

EL FESTIVAL “LLAMA DE PLATA” 1990

La exhibici√≥n de pel√≠culas estuvo bien, aunque no hubo el p√ļblico de otros a√Īos. Recibieron el “Llama de Plata” a la mejor pel√≠cula 1989 los filmes “La deuda interna” del argentino Miguel Pereira y “La otra mujer” de Woody Allen. La premiaci√≥n misma de los ganadores en cine y video choc√≥ con serios problemas de organizaci√≥n. Poca gente, inasistencia de los premiados, improvisaci√≥n: esos los ingredientes de una noche de premios como para olvidarla.
Fue importante, sin embargo, la visita a La Paz del actor argentino Juan Jos√© Camero, protagonista de “La deuda intema”.

LEY DEL CINE: LA TRISTE HISTORIA DE UN CASO DE SORDERA

La lucha por la aprobación en el Parlamento de la Ley del Cine fue un ocasión para demostrar la sordera -respecto a ciertos temas- de nuestra clase política.

Ley del Cine YA!
Ley del Cine YA!

Si hacemos un recuento rápido deberíamos mencionar las siguientes muestras de presión:
1) M√°s de un centenar de art√≠culos; entrevistas y comentarios aparecidos en la prensa boliviana a lo largo de 1990.
2) Varias notas por tv, un par de debates televisados y la transmisión de un spot durante algunos meses.
3) Innumerables charlas, encuentros con políticos, acuerdos escritos, etc.
4) Una manifestación en la Plaza Murillo y un largo y multitudinario mitin cultural en El Prado.
¬ŅPara que todo esto?
Pues para exigir a nuestros diputados a la aprobaci√≥n de la Ley del Cine luego de cinco a√Īos de espera.
¬ŅQue es la Ley del Cine?
Un instrumento legal que:
1) Permitir√° ordenar el mercado audiovisual en general; 2) Establecer√° una serie de medidas legales para fomentar sin gastos del Estado- el cine y video bolivianos. Permitir√° que el dinero generado por el propio cine regrese al cine; 3) Una medida que consolidar√° el reconocimiento de la realidad audiovisual como parte de nuestra cultura (inclusi√≥n en planes de estudio de la ense√Īanza audiovisual, creaci√≥n de una Escuela de Cine y Video, resguardo de nuestra tradici√≥n cinematogr√°fica, etc.).
¬ŅCu√°l fue el resultado de toda la campa√Īa? 
No se aprob√≥ la Ley del Cine. Muchos pol√≠ticos expresaron, delante de las c√°maras y las grabadoras, su total apoyo a la Ley. Todos en alg√ļn momento aseguraron tener toda la buena intenci√≥n de promover nuestra cultura. Pero nunca falt√≥ un bochorno de por medio: entredichos, peleas, rabietas varias fueron los usos visibles -adem√°s de la discusi√≥n de unas cuantas leyes- que los parlamentarios le dieron a su siempre escaso tiempo. De paso, ninguno se cans√≥ de echarle la culpa a la otra bancada: La Ley del Cine no pod√≠a aprobarse porque “la otra bancada no quer√≠a”.
La Ley del Cine qued√≥ en mora hasta el pr√≥ximo a√Īo.
Algunos diputados afirmaron -con alg√ļn cinismo, sin duda que no conoc√≠an ni de que se trataba el asunto. En resumen: un caso alarmante de sordera e incapacidad. Mientras ciudadanos de a pie hab√≠an escuchado y hasta conoc√≠an de qu√© se trataba lo de la Ley, nuestros honorables -que est√°n en Ia obligaci√≥n de escuchar a su Sociedad Civil- demostraban, como dijo don Pedro Susz, no dejarse tocar por el “mundanal ruido”. Parece que los laberintos del poder se regodean a veces en una suerte de narcisismo.
¬ŅCon qui√©n se tendr√° que charlar para que se apruebe la Ley del Cine?

EL VIDEO BOLIVIANO EN 1990

A consideraci√≥n de la mayor parte de especialistas, no hubo este a√Īo un video que se destaque n√≠tidamente respecto al resto. Una vez m√°s, fueron dos concursos los que convocaron la atenci√≥n: el C√≥ndor de Plata de la OCIC y el “Amalia de Gallardo” del municipio pace√Īo.
En el primero fue premiado el video “Al margen” de Hugo Ara, una buena realizaci√≥n de largo aliento Y, ya se sabe, el “Amalia de Gallardo” fue declarado desierto por el jurado (como Ia mayor parte de los premios del municipio pace√Īo este a√Īo ).
Estuvieron presentes en este √ļltimo concurso trabajos de Sergio Calero y Cecilia Quiroga (“Ep√≠logo”), Silvia Rivera (“Khunuskiw”) e Ivan Rodrigo y Guisela Morales (“Morir un instante”).
Otros fueron tambi√©n los espacios del video. Menciono dos: “El socav√≥n”, un bar que regulariz√≥ sonadas presentaciones de videos, e “Imagen propia”, un programa televisivo que Canal 9, ATB Red Nacional, emiti√≥ semanalmente por algunos meses. En “El socav√≥n” tuvimos algunos estrenos interesantes, como “Ese sordo del alma” de Raquel Romero, “Cuando tu te hayas ido” de Marcos Loayza y “Mujer perro y abrigo” de Angelino Jaimes.
En cuanto a documentales, es claro que este a√Īo no vimos trabajos muy interesantes. Videos dedicados a Marcelo Quiroga Santa Cruz y a la fiesta de “Todos Santos‚ÄĚ marcaron alg√ļn apunte.

PARA TERMINAR El CINE EN 1990

Nos quedamos con “La naci√≥n clandestina” de Jorge Sanjin√©s, con el trabajo de la Cinemateca Boliviana, con el Premio Nacional de Cultura a Pedro Susz. Aunque el caso de la Ley del Cine bast√≥ para amargar a muchos.

Difunde la historia, comparte tu cultura 

¡Nos encantaría saber tu opinión!

Por favor, deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*