El Acorazado Potemkin (1925)

Uno de los grandes cl√°sicos del cine
Uno de los grandes cl√°sicos del cine
Uno de los grandes cl√°sicos del cine
Uno de los grandes cl√°sicos del cine

El Acorazado Potemkin (1925), las gradas de la historia

ACTUALIDAD CINEMATOGR√ĀFICA (Lu√≠s Espinal)

Diario Presencia (La Paz, domingo 18 de diciembre de 1977)

EL ACORAZADO POTEMKIN de Sergei Eisenstein es uno de los grandes cl√°sicos del cine. Cincuenta y dos a√Īos despu√©s de su estreno, sigue siendo una pel√≠cula impactante.

EL ACORAZADO POTEMKIN no solamente plantea el tema de la revolución social, en olas concéntricas que se van propagando como un incendio, sino también es una sinfonía con un tiempo y una emotividad diversa para cada una de sus partes.

La ira, el ridículo, la tragedia, el dolor, la expectativa, la tensión son algunos de los sentimientos que se expresan en esta obra maestra.

EL ACORAZADO POTEMKIN halla una equilibrada armonía entre el intelectualismo y la emoción, la acción y el suspenso, el drama colectivo y el realismo de los particulares, la simbología y el documento reconstruido. Y cuando el carrito de la wawa se desliza trotando por la escalinata de Odesa, sentimos que la revolución da sus primeros pasos, a pesar de la brutal línea de bayonetas de los cadetes de la escuela militar.

Eisenstein lleva a la madurez las posibilidades expresivas del ritmo temporal y la dialéctica de las líneas plásticas: una gran lección que el cine posterior apenas ha recogido, distraído por las facilidades del sonoro.

Esta película antológica por su fuerza humana y el vigor de su poder expresivo, es también una lección social. A la simple brutalidad y cinismo de la represión, se opone la idea de la hermandad y la solidaridad revolucionarla: los oprimidos formamos la mayoría; esta es nuestra mayor fuerza.

El acorazado concentra en una densa unidad de espacio y tiempo, todo un largo proceso revolucionario. La historla se estudia en esta célula social; el acorazado repite en su seno la estructura de clases y opresión que luego veremos en Odesa.

El filme termina con la quilla del acorazado avanzando hacia el espectador, hasta cubrir la entera pantalla, su avance seguro es como el de la Historia; y es una afirmación de haber encontrado el camino.

Indicaciones técnicas de El Acorazado Potemkin (1925)

Sobre el ACORAZADO POTEMKIN se han escrito centenares de libros que no pretendo emular en estas pocas líneas. Solamente quisiera ayudar al espectador de hoy con unas indicaciones técnicas:

√Čpoca muda

1) En la época muda, la cadencia de filmación era de 16 imágenes por segundo; la cadencia actual es de 24 imágenes. Este desfase se suple repitiendo dos veces algunos fotogramas (para las coplas modernas), pero esto altera algo el movimiento; en el film se puede observar en los movimientos de las olas, por ejemplo.

La fotografía

2) La extraordinaria fotografía de Eduard Tisse ha perdido contraste con el tiempo, dada la fragilidad de las emulsiones cinematográficas de la época.

Proyección actual

3) En la proyección actual vemos las imágenes recortadas por arriba y por abajo, por la manía de darnos en formato apaisado un cuadro que no lo es.

La m√ļsica

4) La excelente m√ļsica de (Schostakovitch que ahora acompa√Īa el film no es la prevista por Eisenstein. La partitura original era del alem√°n Edmund Meisel, y parece haberse perdido definitivamente. Sobre la calidad de esta partitura basta que algunos pa√≠ses que permitieron la proyecci√≥n de POTEMKIN, prohibieron dicha partitura musical.

El Acorazado Potemkin (1925) (Tr√°iler)

 

Difunde la historia, comparte tu cultura 

¡Nos encantaría saber tu opinión!

Por favor, deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*